Los secretos de Chiribiquete, nuevo patrimonio de la humanidad

El parque nacional natural (PNN) Serranía de Chiribiquete es hoy la reserva de biodiversidad más grande de Colombia a nivel continental, además de patrimonio mixto mundial de la humanidad, lo que quiere decir que allí se protegen no solo valores naturales sino culturales.

Tras 3 años de arduo trabajo articulado entre distintas instituciones, el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, reunido desde el 24 de junio en Manama (Baréin), inscribió ayer dos nuevos sitios culturales (en Turquía y Alemania) y dos mixtos (en Canadá y Colombia).

 

“¡Gran noticia para Colombia! Mañana (lunes) estaremos en el parque para ampliar y proteger aún más nuestra biodiversidad”, celebró el presidente Juan Manuel Santos desde su cuenta de Twitter. En su gobierno se han gestionado otras declaratorias, como las fiestas de San Pacho (en Chocó) y el conocimiento tradicional de los indígenas Jaguares de Yuruparí (en Vaupés).

Luego de estudios geológicos, fisiográficos, ecológicos y de caracterización biológica de las cuencas altas de los ríos Tunia, Itilla y Yarí, el Gobierno Nacional le sumará esta tarde a Chiribiquete 1’486.676 hectáreas, con lo que se estaría protegiendo un vasto territorio en el corazón de la Amazonia colombiana, de 4’268.095 ha. Desde La Lindonsa, en Guaviare, Santos hará el anuncio oficial.

El objetivo de esta ampliación es mantener la continuidad entre los Andes, la Guyana y la Amazonia, además de garantizar la capacidad de resiliencia ante los efectos del cambio climático, preservar zonas donde existen vestigios arqueológicos de importancia para el patrimonio material e inmaterial del país y conservar áreas donde existen indicios de la presencia de pueblos indígenas Uitoto, Carib y Arawak, que no han sido contactados, con el fin de facilitar su condición de aislamiento.

Según le explicó a EL TIEMPO Diana Castellanos, directora territorial para la Amazonia de Parques Nacionales, “Chiribiquete no estará abierto al turismo y tendrá un modelo de gestión distinto al resto de áreas protegidas porque su permanencia depende de lo que ocurra afuera, con los 21 resguardos indígenas y 30 veredas campesinas colindantes”. Sin embargo, las 8 zonas de la serranía La Lindosa, declaradas como área arqueológica protegida de Colombia, se convierten en los espacios ideales para que los turistas tengan un acercamiento a Chiribiquete, al visitar sus majestuosos murales e inmensas piedras con arte rupestre.

De acuerdo con el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (Sinchi), cerca del 90 por ciento del PNN se encuentra conservado, con buenas coberturas naturales y seminaturales; mientras que el área restante tiene coberturas transformadas, ubicadas principalmente hacia el río Guayabero, en el norte, y a lo largo de los ríos Unilla y Vaupés, en el oriente.

La gran amenaza de este lugar, y en general de toda la región, es la deforestación, disparada por la usurpación de baldíos de la nación, la ganadería extensiva, la praderización, los cultivos de uso ilícito, la extracción de madera, la infraestructura de transporte y los desafíos en la implementación de los acuerdos de paz.

Según los más recientes datos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), en la jurisdicción de seis departamentos se concentró el 81 por ciento de la deforestación nacional en 2017, cuando el país perdió cerca de 220.000 hectáreas de bosque. Caquetá, Guaviare, Meta y Putumayo están renqueando la lista, junto a Antioquia y Chocó.

Fuente: El tiempo.[en línea]http://www.eltiempo.com/vida/medio-ambiente/chiribiquete-el-parque-mas-grande-de-colombia-y-patrimonio-mixto-de-la-humanidad-238128[citado el 04 de julio de 2018]



Deja un comentario